Imprimir

Antecedentes

 

La OMC se fundó sobre la base del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT). El GATT es un acuerdo internacional, firmado en 1947, que contiene las normas y obligaciones por las que se rigió, durante casi 50 años, el comercio de mercancías entre los países Miembros, generalmente denominados "las Partes Contratantes". Desde 1948 hasta 1994, el GATT constituyó el marco jurídico para la mayor parte del comercio mundial.

 

El GATT desarrolló las normas de un sistema multilateral de comercio a través de una serie de negociaciones comerciales o rondas (entre 1947 y 1994, las Partes Contratantes del GATT organizaron ocho rondas). Las primeras rondas se ocuparon principalmente de la reducción de los aranceles aplicables a las mercancías, pero en rondas posteriores se incluyeron otros temas, tales como las medidas antidumping y no arancelarias. La octava ronda, conocida como "Ronda Uruguay", duró de 1986 a 1994 y dio lugar a la creación de la OMC en 1995.

 

Los participantes en la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales concluyeron la Ronda adoptando el "Acta Final en que se incorporan los resultados de la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales multilaterales ". El Acta Final incluye el "Acuerdo de Marrakech por el que se establece la Organización Mundial del Comercio " y sus cuatro Anexos .

 

Importancia

 

La OMC es la única organización internacional que se ocupa de las normas globales que rigen el comercio entre sus 161 miembros. Su principal función es garantizar que las corrientes comerciales circulen con la máxima fluidez, previsibilidad y libertad posible y su objetivo, mejorar el nivel de bienestar de la población.

 

Los miembros de la OMC reconocen determinados objetivos que desean alcanzar mediante el sistema multilateral de comercio: elevar los niveles de vida; lograr el pleno empleo; lograr un volumen considerable y en constante aumento de ingresos reales y demanda efectiva; y acrecentar la producción y el comercio de bienes y servicios, permitiendo al mismo tiempo la utilización óptima de los recursos mundiales de conformidad con el objetivo de un desarrollo sostenible. También reconocen que es necesario realizar esfuerzos positivos para que los países en desarrollo, y especialmente los menos adelantados, obtengan una parte del incremento del comercio internacional que corresponda a su desarrollo económico.

 

Para lograr sus objetivos, la OMC: administra los acuerdos comerciales entre sus Miembros; sirve de foro para las negociaciones comerciales; resuelve las diferencias comerciales; examina las políticas comerciales de los Miembros; coopera con otras organizaciones internacionales; y presta asistencia técnica a los países en desarrollo y a los países menos adelantados Miembros. Las normas de la OMC, conocidas como los acuerdos, son fruto de negociaciones entre los Miembros.

 

Gracias a estos acuerdos los miembros de la OMC conducen un sistema de comercio no discriminatorio que precisa sus derechos y obligaciones. Todos los países reciben garantías de que en los mercados de los demás países se otorgará a sus exportaciones un trato equitativo y uniforme y todos ellos se comprometen a hacer otro tanto con las importaciones dirigidas a sus propios mercados. El sistema ofrece además a los países en desarrollo cierta flexibilidad en lo que respecta al cumplimiento de sus compromisos